Durante los años escolares hay dos objetivos básicos:  desarrollar la confianza de los niños en sí mismos y desarrollarles el sentido de la responsabilidad. De esto dependerá la autoestima que acompañará a los niños por el resto de su vida.  Por eso:

  1. Expón a tus hijos a situaciones en las que puedan tener éxito y sentirse autosuficiente. Permitirles solucionar sus problemas les dará, a la larga, una sensación de satisfacción maravillosa. Hay que dejar que tengan experiencias que puedan manejar solos para promover en ellos el crecimiento interior. Por ejemplo, que organicen y cuiden sus cosas, que ayuden a otra persona, que terminen lo que comienzan, etc.
  2. Estimula la práctica de actividades en las que tus hijos se destaquen, ya sean los deportes, el baile, la música, el arte, etc. No hay que tenerlos en clases de todo indefinidamente, sino más bien usar las clases como filtro para saber en qué les va bien y qué les gusta más.
  3. Fíjale expectativas claras, de acuerdo a sus capacidades, es importante comunicarlas con frecuencia. ¡Cuidado! No es bueno irse a los extremos: algunos padres esperan demasiado y exigen mucho, y otros se conforman con muy poco.
  4. Buenos y malos hábitos. En estas edades se desarrollan los buenos y los malos hábitos, es por esta razón que al niño se le debe elogiar y premiar correctamente cuando está en camino de desarrollar un buen há El elogio debe ser moderado y debe servir para alentarlo a conocer sus fortalezas o puntos a mejorar. Frases como estas son las que le sirven al niño que esta en desarrollo: Gracias por tu ayuda, eso lo lograste como resultado de tu trabajo, sé que lo puedes hacer, gracias por escucharme en este momento, cuéntame que piensas acerca de lo que acaba de pasar.
  5. Delega responsabilidades a tus hijos, aunque sean pequeños, un niño tiene que poder sentir que el hecho de cumplir con una responsabilidad lo ayuda a formarse. Esta responsabilidad puede ser algo sencillo como darle de comer a su mascota, poner la ropa sucia en la canasta, doblar su ropa limpia. En esta edad es importante que el niño sepa que el puede hacer ciertas cosas solo. Estos son los primeros pasos hacia la autonomía que es todo lo que una buena crianza busca lograr.
  6. Practica rutinas y reglas. Exige que estas se cumplan y si no puedes hacerlas cumplir es mejor no tenerlas. Un hogar sin rutinas ni reglas se convierten en un caos y desorden que no le permiten al niño desarrollarse adecuadamente.  Estas también implican límites, los cuales sirven no solo para organizar al niño, sino para apaciguar temores tan comunes en estas edades. Es urgente poner límites al televisor, al celular, la tablet o el computador.  Una buena regla para toda la familia es que a la hora de comer nadie puede utilizar aparatos electrónicos.
  7. Genera la socialización con sus pares. Es importante para los niños invitar amigos a la casa, porque una de las destrezas fundamentales que necesitan los niños hoy día es la capacidad de socializar, de vivir en comunidad, y trabajar en grupo. Por eso hay que enseñarles a socializar no solo dentro del colegio sino también en los espacios familiares y afectivos, donde a veces va a resultar más complejo Una recomendación útil es que, si hay dos niños en la casa, le invites siempre un amigo a cada uno, porque el hecho de invitarle un amigo al mayor, o al menor, y que el otro se quede solo elevará la posibilidad de que se presenten peleas, en la medida en que se puede establecer todo un juego de poder y celos entre los dos hermanitos por quedarse con el amigo. En general, lo mejor es que los grupos no sean nunca impares, para que todo sea más equitativo.  Por otro lado, es importante tener en cuenta que la presencia de amigos en la casa puede exacerbar las tensiones entre hermanitos que se llevan pocos años entre sí. Muchos papás, por razones de espacio y demás, tienden a forzar que los hijos hagan todo juntos, que compartan el cuarto, el armario, los juguetes, etc. Hay que tener mucho cuidado con esto porque para los niños es muy importante tener un espacio y unas cosas propias, bien delimitadas, sobre los que afirma su identidad. Un niño que siente que la distribución de las cosas en su casa no es completamente justa puede sentirse celoso y por lo tanto mantendrá siempre un nivel de malestar que puede manifestarse especialmente cuando vienen amigos.
  8. Manejo de frustraciones. La edad escolar es el momento ideal para que tu hijo aprenda a manejar situaciones difíciles y frustraciones. Cuando tu hijo se frustre hay que validar el sentimiento de impotencia, pero darle la esperanza de que también puede luchar y salir adelante. Esta habilidad hay que enseñársela a los niños desde siempre, un niño debe entender que en la vida hay tropiezos y que de estos se saldrá. Los padres serán los modelos de cómo se maneja la frustración de manera adecuada sin acudir a pataletas.
  9. Hábitos de estudio. En esta edad se desarrollan los hábitos de estudio en los niños. Es importante contar con un espacio en la casa donde el niño pueda hacer tareas tranquilamente sin distracciones. Ayúdalo a empezar, pero el objetivo es que lo haga solo. Comparte tus conocimientos y explicaciones sobre las materias con tu hijo, es importante que el vea la relación entre colegio y casa.
  10. Juego libre. Muy importante que el niño sea expuesto a espacios donde pueda jugar de manera libre así sea solo o con otros. Estimular juegos de mesa y juegos al aire libre es primordial en estas edades. Ojalá la tecnología tenga un rol menos protagonista que el de los juegos de siempre, que ayudan tanto en el desarrollo psicológico de los niños.¿Ya aplicabas algunos de estos tips? Cuéntame en los comentarios cómo te han funcionado mejor.

    Por: Annie Acevedo

    Psicóloga.

What's your reaction?

Excited
0
Happy
0
In Love
0
Not Sure
0
Silly
0

You may also like

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

More in:Blog